TALLERES

La formación está pensada para la construcción y el intercambio, enriquecida desde mi experiencia. Para el diálogo constante con la teoría, aspecto fundamental para poder llevarlo a tu espacio y que no sea reproducción lineal de textos.
 

Montessorisarte en un minuto

La Gente Dice

MÉTODO MONTESSORI

El método Montessori se caracteriza por proveer un ambiente preparado: ordenado, estético, simple, real, donde cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo de los niños. El aula Montessori integra edades agrupadas en períodos de 3 años, lo que promueve naturalmente la socialización, el respeto y la solidaridad.

Esta filosofía ha cumplido ya sus cien años mostrando su eficacia en miles de escuelas y familias del mundo, con un abordaje absolutamente respetuoso de la infancia. Se me presenta muy difícil encontrar una o dos palabras con las que pueda resumir o sintetizar las características fundamentales de este método. Aún así, y de manera arbitraria, porque esa es mi mirada, creo que podemos decir que es:

La Educación DE LA PAZ, LA LIBERTAD Y LA INDEPENDENCIA.

El uso de la libertad, a través de la autodisciplina o disciplina activa, lleva al niño a responder por sí mismo cuando lo necesite. El adulto acompaña, valida emociones y cuida de no obstaculizar el natural desarrollo de su curiosidad.

Ahora bien, si hacemos un recorrido por los libros que nos dejó María Montessori, vemos que no es sólo una educación o una forma diferente de educar, como a muchos les gusta llamar.

Esta educación está sostenida muy sólidamente por una filosofía que trasciende ampliamente lo pedagógico y nos brinda herramientas útiles y actuales sobre el acompañamiento emocional del niño y la crianza amorosa.

MIS MEDIOS DE CONTACTO

¿Sabías que personajes como John Lennon, Salvador Dalí, Albert Einstein, Walt Disney o Charlie Chaplin fueron considerados “malos alumnos” en su paso por la escuela?Una muestra, solo una muestra de la distancia que existe entre el proceso de aprendizaje y el de enseñanza, entre lo que suponemos cómo se aprende y cómo se aprende realmente, entre lo creemos que enseñamos y aquello que en verdad puede ser aprehendido.Uuufff nada nuevo en lo que digo, pero qué importante seguir debatiendo…Los tiempos del desarrollo en la infancia no se ajustan a los tiempos institucionales que siempre, siempre apremian. Sumado a esto se imbrica: la sobrevaloración de la producción escrita que, dado los muchas veces limitados espacios físicos, la escasez de recursos materiales y el tiempo, otra vez el bendito tiempo, hace que justamente la producción escrita sea la manera más viable de evaluar, aunque no siempre, la ideal.En este tironeo de intentar encorsetar el agua surge la nota calificativa, atravesada también por las singularidades de un grupo, encuentros y desencuentros, festejos, alegrías, compartir, conocerse, pandemia. La escuela es un mundo y pasan muchas cosas.Aún así, ¿seguimos atando la nota calificativa al supuesto futuro éxito profesional, laboral y económico? Mmmm… dijo la nutria.La nota calificativa sigue siendo hoy una condición institucional, pero a no confundir el aserrín con el pan rallado, que siga siendo una herramienta opresiva desde el miedo, depende de nosotros, los adultos.Te leo👇🏼 #montessorisarte #escuelas #aprendizaje ... Ver másVer menos

3 días atrás  ·  

Ver en Facebook
Mi pequeño retoño, consciente de habitar la tierra armoniosamente 😍 ... Ver másVer menos

2 semanas atrás  ·  

Ver en Facebook
Hace un rato leía un post dónde decía que para que los niños aprendan a valorar los objetos materiales no había que “darles mucho”. Me sonó raro, lineal, llano, principalmente porque está escrito por profesionales. No, no sé si para valorar lo que tenemos hay que darles mucho, poquito o nada. Lo que sí sé, es que no es desde el afuera.Conceptos altamente discutibles y singulares. Porque el poquito para algunos es el mucho para otros.Porque lo más importante aquí es cómo nosotros, los adultos que acompañamos, nos vinculamos con los objetos que tenemos, sean muchos o pocos. Ell@s construyen desde ahí, sin dudas.Llevarlo al plano de “tiene mucho, tiene poco” es desenfocarlo del eje, es suponer que los niñ@s que “tienen mucho” (que aún debemos definir cuánto es mucho), no valoran sus objetos de grandes.Sí, probablemente los haya, pero no es por ahí. También hay niñ@s a los que se los considera que tienen mucho y enlazan cada objeto con una persona o momento: “Esto me lo regaló la abuela cuando se fue de vacaciones” por ejemplo. Hacen historia, construyen la suya.No es el cuanto, es el cómo.Otra pregunta que podemos hacernos: esos objetos que les damos ¿son para suplir ausencias? ¿sobrellevar culpas? Este es un camino, entre otros, posible para pensar.Ellos son parte de la dinámica familiar y ver cómo se vinculan con “la cosas” nos invita a observarnos cómo lo hacemos nosotros también.Te leo 👇🏼 ... Ver másVer menos

4 semanas atrás  ·  

Ver en Facebook
Atención Es el último taller del año 😊Y se programó a pedido de ustedes sobre la hora ¡No te lo pierdas!Es taller introductorio al método #montessori que tanto entusiasmo despierta (esto lo dice la gente que ya asistió, vean los testimonios y recomendaciones en la web 🤩)Un programa súper completo dónde se trabaja teoría y práctica de las cuatro áreas principales de la pedagogía.Si estás lejos, es tu oportunidad, probablemente el año próximo ya no sean on line.Si querés en el verano ir creando tu material, esta es tu oportunidad.‼️No solo te llevas libros para imprimir sino también moldes e ideas para confeccionar tu material.📥 Escribime en comentarios o por MD para más información.⭕️ Cyber Monday: Quienes se inscriban entre el lunes 1 y el jueves 4 tendrán un 20% de descuento abonando por transferencia o depósito bancario. 💪🏼📆 11, 12 y 13 de noviembre.📍Zoom.😊 Te espero. ... Ver másVer menos

1 mes atrás  ·  

Ver en Facebook
_Sí má, juguemos que yo era un gato de la calle y vos me encontrabas._¡Dale!_ Le dije. _¡Ay! Pobre gatito, está perdido… Vení Michi, te voy a llevar a casa_. Ella se hacía una bolita en el piso, vulnerable. La aupé y arropé con unas de las mantas del sillón. Se entregó dócil a las muestras de afecto y cuidado. Me “ronroneaba” como cuando los gatos buscan afecto.En esos días yo había estado abrumada de trabajo, concentrada ahí, en lo básico para sobrevivir el día: comida, horarios, apurones…Ese ritmo sostenido tiene un costo alto y Nina me lo hizo saber. “mmmaaaa…quiero esto” Le daba esto, “no, ya no lo quiero”. Llorisqueaba, demandaba mucho más que en otros momentos, berrinches por el sí, berrinches por el no…” En fin, con esfuerzo hice lugar a esta “desmedida” demanda.Así salió el juego del gato. Sin dudas ella era ese gato de la calle y las necesidades del gato eran las de ella en ese momento.Aproveché el juego y puse en palabras su angustia: “Sé que me viste trabajar más que otros días y que no he jugado con vos y que estuvimos haciendo las cosas a las apuradas sin pensar mucho. Sé también que eso te puso un poco triste. Lo siento hija, no va a ser siempre así, ya en dos días termino con este trabajo grande y podremos jugar como antes, incluso podemos programar algún paseo que nos guste”.Luego todo fue mucho más fácil para las dos. Nivelamos la angustia y los buenos tiempos llegaron sin tanto tironeo emocional.Saber que detrás del insistente “mmmaaa”, los llorisqueos, los pedidos insistentes, insólitos, desmedidos y hasta que nos parecen sinsentido, siempre hay una demanda. Esta demanda es siempre de amor.Incluye: mirada, escucha atenta, caricias, tiempo, compañía, juego, etc.Y como dijo mi amiga Mini de @ninio_en_construccion “si quiere llamar la atención ¿por qué no se la das?” ... Ver másVer menos

1 mes atrás  ·  

Ver en Facebook