Porqué no los castigos

Porqué no los castigos

Paola Minetti
Psicóloga
Especialista en Pedagogía Montessori

Llevamos ya muchas generaciones “educadas” desde el miedo.

El castigo y el miedo como consecuencia no produce aprendizaje, hay que decirlo y resistirlo.

Generar miedo somete, reproduce obediencia sinsentido, nos mutila de un plumazo la creatividad como una forma de producción genuina y necesaria.

Nos sume en la espera de la aprobación ajena.

Nos deja pegaditos al despiadado “que dirán”. Masifica y nos acorrala dentro de un rebaño amorfo, obligándonos a renunciar a nuestros gustos e intereses.
Sí, nos da la falsa sensación de “estar a salvo” pero sin brillo, en un océano de insatisfacciones por no poder siquiera, saber qué nos gusta en realidad.
Nos obliga a hacer o no por temor a la represalia, dejando en el camino los auténticos intereses.

La cultura del miedo nos atraviesa desde temprano:

  • El último que llega tiene cola de perro.
  • El que habla tiene menos nota. Sí, el que habla.
  • ¿Otra vez vas a preguntar lo mismo? Ya lo hablamos la semana pasada.
  • “Los mejores” llevarán la bandera. “Los peores” repetirán de grado.

Seguimos reproduciendo generaciones que no se animan a preguntar. Y esto es grave.

Desterrando así la curiosidad, base de la investigación, la vivencia y el aprendizaje.

Seguimos reproduciendo, en suma, jóvenes que todo lo tienen que saber y que deben mostrarse falsamente sin fisuras.

Cuando el maravilloso poder del “no se, investiguemos juntos”, construye puentes sólidos y colectivos, donde todos estamos habilitados a participar.

Te leo

Esta entrada fue publicada el blog. Agregá a favoritos el enlace permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.